5 de Diciembre de 2018 Radioterapia Hoy en día!




La Radioterapia actual tiene como premisa la búsqueda de la máxima precisión y la mejora constante de la calidad en la aplicación del haz de radiación sobre el área u órgano afectado, logrando minimizar los efectos en órganos o tejidos sanos circundantes, conservando la estructura y función de los mismos.
La radioterapia actúa dañando el ADN de las células tumorales, interfiriendo en su replicación y ciclo celular. Las células atípicas cuyo ADN está dañado irreparablemente dejan de dividirse o mueren

Este proceso no es inmediato, se requieren días o semanas de tratamiento antes de que el ADN esté lo suficientemente dañado para generar un daño letal en las células neoplásicas. Este efecto provocado por la radiación puede extenderse durante muchas semanas o meses una vez finalizado el tratamiento.
Dentro de la estrategia oncológica, la radioterapia es un tratamiento local, lo que significa que trata un área especīfica del organismo. Por ejemplo, en el caso de un tumor mamario, el paciente recibe solamente la irradiación en la mama afectada.
El tipo de radioterapia que un paciente puede requerir durante un tratamiento oncológico depende de muchos factores, como:

  • El tipo de cáncer
  • El tamaño tumoral
  • La localización y cercanía a tejidos u órganos sanos
  • El estado general del paciente y su historial médico
  • Tratamientos oncológicos previos o simultáneos
  • Otros factores, como hábitos tóxicos, edad y otras enfermedades
El tratamiento es realizado con un equipamiento de alta energía denominado Acelerador Lineal de Electrones (ALE), el cuál, mediante un sistema sofisticado de colimadores y software se encarga de administrar la dosis de radiación prescripta por el médico tratante. El paciente se encuentra acostado y el equipo gira alrededor del mismo, llevando la dosis en forma uniforme. No es un tratamiento invasivo ni doloroso. Se lleva a cabo en varias sesiones. El equipo humano tratante consta del médico radio-oncólogo, físicos médicos, ingenieros y licenciados y técnicos en bio-imágenes.

Tipos de tumores que tienen indicación de terapia radiante


Más del 60% de los pacientes oncológicos reciben tratamiento radiante durante el curso de su enfermedad. Hay una variedad de patologías tumorales que tienen su indicación precisa, ya sea como tratamiento definitivo o preventivo. Las más frecuentes son el carcinoma de próstata, mama, pulmón, digestivos altos y bajos, ginecológicos, cabeza y cuello, cerebro entre otros.